villa-soro-hotel

Villa Soro, un palacio histórico en San Sebastián

Cuando busca alojarse en un lugar especial puede ir a los hoteles de siempre, o decantarse por las pequeñas joyas históricas que se encuentran en las ciudades. Es el caso de Villa Soro, una pequeña mansión en la zona residencial, donde antiguamente se encontraba la zona de embajadas en  la ciudad de San Sebastián, y que hoy se ha convertido en un maravilloso hotel de lujo, único, y que sigue conservando el encanto de una villa del siglo XIX.

villa soro

La entrada es así de espectacular. Han respetado la imponente escalera y las maderas. Desde hace unos días podréis encontrar esculturas del artista Íñigo Manterola y sus obras de acero.

7

A lo largo del hotel se descubren casi en cada planta varios rincones para descansar, leer, sentarse a trabajar. Sigue guardando esos espacios que cada hogar tiene, en este caso han tenido, para mantener la tradición de sentirte como en casa.

villa soro

Este pequeño salón es unos de mis rincones favoritos, junto con el patio ya abierto para disfrutar del buen tiempo. Los grandes ventanales te sitúan frente al jardín que rodea la villa, te sentirás dentro de la ciudad pero de otra manera.

9

A través del patio además puedes acceder a este otro ala del hotel que se ve, con las mismas comodidades y habitaciones de igual tamaño. En épocas de verano podrás elegir donde desayunar o tomar alguna copa.

Por cierto, el desayuno es maravilloso. Productos locales, de altísima calidad, productos gourmet de la zona. Un buffet perfecto para servirse cada uno y los platos calientes o que requieren más preparación te los personalizan y los realizan al momento, así no se pierde nada de calor, ni calidad.

Las suites son un espacio de relax. Con todo lujo de detalles y muy espaciosas. Hay que reconocer que el paso de villa del siglo XIX a hotel de lujo ha sido un acierto del que ahora podemos disfrutar todos.

6

3

5

Si os queda alguna duda de por qué reservar unos días en Villa Soro:

-tenéis bicicletas a vuestra disposición para bajar a la playa y el centro de la ciudad, llegáis a Zurriola y al Kursaal en 10 minutos.

-amaréis la localización de Villa Soro y fantasearéis con la historia tras sus muros.

-descubriréis el lujo tranquilo que desprende Donosti.

-los desayunos gourmet con productos locales no volverán a ser igual.




Hay 2 comentarios

Añadir más

Publicar un nuevo comentario