Música

Música: qué debes saber antes de leernos

Pólice y Pulgar. ¿Qué es esto?, os preguntaréis. Respuesta: un espacio sobre música. ¿Otro más?, os preguntaréis de nuevo (estáis muy redichos). Hombre, ahí ya … podemos responder que no. Porque si al resto de espacios musicales se les presume un cierto conocimiento académico por parte de los sujetos que lo desarrollan, un bagaje periodístico, un recorrido cultural contrastable, ¡un saber de lo que uno está hablando, en definitiva!, pues … digamos que aquí la cosa brilla por su ausencia. Y es que nosotros somos amantes de alguna música, odiantes de alguna otra y bocachanclas en general. Y además no nos da vergüenza, que es lo más grave de todo.

Pero como diría Jack el Destripador, vayamos por partes.

Todo empezó cuando este equipo que os escribe (Sr. Pulgar y Srta. Pólice, amigos a ratos, enemigos musicales a otros y vecinos colindantes siempre) fue observado en plena discusión por una headhunter, que escuchaba ojiplática una acalorada tertulia sobre gustos musicales a través de tabiques (Nota de Pulgar: en concreto la señorita Pólice se quejaba de que cada mañana desde su casa escucha cómo me pongo en bucle “Comfortably Numb”, cuya versión mejoró ostensiblemente cantando las partes de Gilmour con pasión. Ella, como buena amante de System of a Down, no puede entender mi adoración por Pink Floyd. La pobre). Esta inesperada observadora, decíamos, resultó ser una de las creadoras de esta aventura que es The Single-S. Algo en nuestra diatriba debió llamarle la atención para proponernos que colaboráramos  en éste, su proyecto. Eso, o que ese día había dormido mal. Aunque nosotros preferimos creer lo primero.

Como somos unos inconscientes, dijimos que sí. Y la primera pregunta que nos asaltó es obvia:  “¿música para singles? ¿puede existir un género así?”. La respuesta es un más que evidente “NO”. No obstante,  sí es cierto que unos gustos o conocimientos musicales equivocados, o muy limitados, te pueden convertir en un paria, un intocable para los que te rodean, y que eso provoque que un movimiento aproximatorio por tu parte hacia cualquier reproductor de música, con ánimo de poner “algo bueno pa’bailar”, se traduzca en paulatinas expresiones de terror en los rostros que te rodeen.  Y es ahí, donde sí creemos que podemos hacer una labor humanitaria (Nota de Pólice: Suerte tendréis de mí, también os lo digo).

Hablaremos de música, siempre música:  la que nos emociona hasta las lágrimas, la que nos entra por los oídos pero nos sale por los pies en frenético movimiento, y la que nos horroriza y nos provoca irrefrenables ganas de invadir Polonia.

A parte de eso, vamos a debatir sobre conciertos, grupos, estilos o grandes discos (o no) desde la humilde vivencia personal de cada uno. Ofreceremos también -para solaz del respetable- unas cuantas listas de música para esos momentos en que es bueno tener algo que escuchar (y así evitar tirar de tópicos como el “I´m so excited” para el aerobic casero, “Eye of the tiger” para salir a correr o cualquier canción de Álex Ubago para hacer más dolorosas las desilusiones sentimentales). Hablaremos, pues, de música, siempre música; la que nos emociona hasta las lágrimas, la que nos entra por los oídos pero nos sale disparada por los pies en frenético movimiento, la que nos horroriza y nos provoca irrefrenables ganas de invadir Polonia  … Te ayudaremos, en definitiva, a poner una banda sonora a tu vida que sea la envidia de los cassettes que Tarantino les grababa a sus novias.

Princes Amongst Men – Journeys With Gypsy Musicians

Con nosotros, como mínimo, dignificaras el CD de tu coche

Ya hemos manifestado al principio que lo nuestro no es la erudición. Pero sí tenemos -entre los dos- unos cuantos años de vivencias musicales a la espalda … Así que veremos hacia dónde nos lleva este barco, amigos. Porque ciertamente la música no define a la persona ni a su estado civil o sentimental, pero somos de la firme opinión que, además de amansar, un buen catálogo de música también dignifica a las fieras.

Bienvenidos.




Hay 4 comentarios

Añadir más
  1. Clara

    Estoy absolutamente deseosa, hasta inquieta de poder leer estos post que intuyo serán como mínimo inspiradores pero no menos polémicos, casi rozando lo irreverente. Os hago una petición, hablemos de música electrónica, por causas coyunturales me estoy aficcionando. Podréis satisfacer mi deseo! enhorabuena chicos, tanto me consta vuestra gran sabiduría musical como vuestra destreza en la escritura!

  2. Srta Pólice y Sr Pulgar

    Gracias Clara, no se si seremos inspiradores, pero los roces a la irreverencia, te los garantizamos, tanto como los de las columnas del parking a la hora de aparcar!! Tomamos nota de tu petición y algunas líneas sobre la música electrónica, van a caer 😉


Publicar un nuevo comentario