la pleta

El mejor hotel de invierno está en Baqueira – Beret

Con la nieve acechándonos por todas hay que elegir bando, o los que sólo piensan en verano y playas, o los que sólo podemos pensar en esquiar, disfrutar del frío, la chimenea, la buena gastronomía, los paisajes de ensueño y la alta montaña. Hoy te descubrimos el mejor hotel de invierno: RafaelHoteles by La Pleta, en la estación de esquí de Baqueira – Beret.

Llegar a Los Pirineos en invierno es siempre mágico, la nieve, la alta montaña, la naturaleza que se descubre como un cuento. Cuando llegas al Valle de Arán sientes que podrías quedarte a vivir en la zona, que la tranquilidad, el aire puro, las actividades deportivas, la oferta de shopping, las casas de piedra, la gastronomía podrían ser tu rutina en lugar de ser sólo unas vacaciones.

RafaelHoteles by La Pleta

No es que sea el hotel de moda en Baqueira – Beret, es que es el mejor hotel de invierno posible. Si te gusta esquiar es el auténtico paraíso y te voy a explicar por qué.

-podrás reservar monitor y material deportivo en la Escuela J Moga, la mejor escuela de la zona, además de escuchar los consejos de Josep Moga, monitor de esquí de don Juan Carlos y doña Sofía, además de don Felipe. Fue deportista olímpico y sus hijas también.

-tienen un servicio de guarda esquís, secado de botas y ayuda cada vez que llegas y te vas. Una de las mejores sensaciones de esquiar es el momento de quitarse las botas… Sus chicos te ayudan y las secan con mimo para que al día siguiente esté todo listo para disfrutar de la nieve. Y no tengas que pasar al hotel con botas y esquíes para evitar caerte, ir incómodo, etc…

transporte a las pistas, a cada momento, a cada hora, te llevan, te traen, te acompañan, te ayudan si vas con niños pequeños… es una auténtica maravilla no tener que ocuparte de nada más que disfrutar del esquí. O de un paseo en trineo tirado con perros sin tener que ir a Laponia. O tal vez travesías por el bosque. Lo que tú quieras.

te sentirás como en casa. RafaelHoteles by La Pleta es pequeño, acogedor, muy muy familiar. Todos los trabajadores se sabrán tu nombre y tú el suyo, lo hace realmente cómodo sin agobiar en ningún momento.

-las habitaciones son amplias, cómodas, con camas de tamaño gigante para descansar al máximo, que ya sabéis que el deporte agota, y la montaña más. Los baños son una maravilla, y cuando descubras que el suelo por hilo radiante te acompaña en cada momento estarás tan cómodo que no querrás ni moverte. La cosmética y las amenities ya las conocemos, las de la firma británica de lujo Molton Brown.

La piscina climatizad es el cierre perfecto a una jornada deportiva.

la piscina climatizada es perfecta. El momento para relajarte ideal. Abre bien los ojos, porque igual te cruzas con algún deportista de élite… Tiene zona de masajes y spa a petición, relajante, tranquila, acogedora.

-el restaurante La Raclette es ideal para los amantes de las cenas informales. Quesos, embutidos, carne, verduras… todo personalizado y a tu gusto. En una zona del hotel mirando a las pistas nevadas que lo hacen especial.

-puedes elegir también el restaurante de sushi o el más formal, Del Gel al Foc, un espacio dedicado a saborear la mejor tradición de la cocina catalana con una interpretación creativa y elaborada con productos frescos de la zona. Caviar Nacarii tradición del valle de Arán y sus blinis, Canelón de queso mató (maravilloso), boletus edulis, espinacas y nueces o el Risotto de ciervo con setas y reducción de Pedro Ximénez son algunos de sus platos más sugerentes y más pedidos. Entre los vinos más demandados, Azpilicueta y Marqués de Vargas, la alta gastronomía muy bien acompañada.

-si eres de los que sueñan con los desayunos de los hoteles quedarás bien satisfecho, puedes elegir cualquier cosa, cualquier bebida, dulces, salados, huevos a tu gusto, cereales, diferentes leches, cava, zumos, panes de todo tipo, embutidos… Una delicia empezar la mañana cogiendo fuerza.

Si os he convencido, nos vemos allí, porque pienso repetir en unos días.




No hay comentarios

Añadir más