fisioterapia para ATM

La importancia de la fisioterapia para ATM

La ATM es la articulación de la boca. Es una sola pieza ósea que se articula en dos puntos opuestos con el resto del cráneo. Es una articulación que no sólo se utiliza para comer, como normalmente podemos pensar. Sino que se utiliza para relacionarnos con el medio (hablar, comer, gritar, gesticular, silbar, besar, actividades sexuales…) Por eso es tan importante el tratamiento de fisioterapia para ATM.

Cómo es la articulación

ATM fisioterapia

La articulación temporomandibular consiste en dos cóndilos, que son como un brazo ascendente hacia el cráneo, rematado por un menisco y sujeto por unos ligamentos. El movimiento del cóndilo en el movimiento de apertura de la boca es un deslizamiento hacia delante con una pequeña rotación primero, y cuando cerramos la boca un deslizamiento hacia detrás con su respectiva rotación.

Pero ese no es su único movimiento. Tiene otro movimiento llamado diducción, deslizamientos laterales de la mandíbula. Combinando todos estos movimientos, se generan infinidad de expresiones faciales. Además, también puede adelantarse o retraerse en un plano totalmente horizontal.

Qué problemas da la mandíbula

Fisioterapia para ATM

La mandíbula está en continuo movimiento a lo largo del día, con lo cual puede generar un luxación de los discos apareciendo un molesto ‘clack’ cuando se abre y se cierra la boca. Por ejemplo, al comer un bocadillo. En casos extremos, se puede producir una luxación mandibular completa, que necesita atención urgente en el hospital para su recolocación (quedarse literalmente con la boca abierta).

Por otro lado, los movimientos de compresión del cóndilo hacia arriba generan una presión constante y un desgaste del disco, produciendo una desagradable sensación de arenilla en la articulación.

La compresión del cóndilo se produce en actividades como masticar mucho chicle o personas que sufren de bruxismo: la compresión mandibular nocturna o diurna por situaciones de estrés, el famoso rechinar de dientes. que puede ser estático, mordida en el mismo sitio o dinámico, rechinar de dientes, que tiene un efecto de desgaste e incluso rotura sobre las piezas dentarias.

Comerse las uñas, morder los bolígrafos, quitarse los padrastros, sujetar cosas con los dientes de forma innecesaria… ayudan a desgastar el menisco.

Los dolores de la ATM

Los músculos de la mandíbula son pequeños y fuertes. Su uso masivo (están todo el día funcionando) induce a un tono muscular alto y ese tono muscular también produce dolor. Los dolores musculares de la ATM son en la cara, carrillo, pómulo, interior de la boca como si fuera un flemón, dolores de oído similando a otitis por su cercanía, y el dolor también se puede irradiar hacia la cabeza apareciendo cefaleas.

La fisioterapia para tratar la ATM

fisioterapia para ATM

El tratamiento de fisioterapia para ATM es poco conocido pero muy gratificante. Desde el punto de vista de la fisioterapia existen más posibilidades de tratamiento a parte de las fédulas de descarga que mandan los dentistas.

El tratamiento se realiza en el interior y exterior de la boca para restablecer el tono muscular, e intentar controlar la luxación del menisco. También se utiliza la fisioterapia para paliar los dolores de encías en procesos de ortodencia, tan frecuentes últimamente.




Hay 1 comentario

Añadir más

Publicar un nuevo comentario