La decoración en la mesa de Navidad

Decorar la mesa por Navidades es un acto que complementa el menú festivo. Es antagónico a nuestro día a día. Muchas veces por las prisas, nos sentamos en la mesa con un individual, el vaso y poco más. Pero reconozco que, a pesar de las prisas, la comida sienta mejor si la mesa está puesta.

En Navidad es un buen momento para entablarse con una mesa bonita. Básicamente porque da un halo hogareño muy festivo.

Sacamos el ajuar de “las grandes ocasiones”. La vajilla de la abuela, una cristalería antigua de un anticuario, unos cubiertos comprados en una tienda especializada. La distribución en la mesa de estos enseres, es el clásico. Los tenedores a la izquierda y las cucharas y cuchillos (con la hoja hacia la izquierda) a la derecha. Las copas ordenadas en función del maridaje a mano derecha del comensal. Para aderezarlo, escogemos manteles y servilletas monocromáticos en colores neutros, para realzar el menaje.

En cuanto a la decoración de la mesa durante estos días de fiestas, ésta es muy sutil. Casi minimalista, para ser prácticos; las fuentes de servir y las ensaladeras tienen que caber. Por eso, preferimos pequeños detalles decorativos, bajos o planos para dar un toque navideño. Las servilletas, por ejemplo, las atamos con un cordón de fibra natural emulando una pajarita. Agregamos una flor seca o rama de canela en el nudo. Cada comensal, además, dispone un pequeño ornamento. En el centro de la mesa, nos decantamos cada vez más por un pequeño ramo de rosas rojas frescas que dan frescura y a la mesa. En cada extremo, unas velas adornadas con flores secas. Nos ha costado tiempo encontrar este tipo de ornamento más neutro que los típicamente navideños.

Preguntando, al final, una amiga, nos aconsejó ir a “Au nom de la rose” en Barcelona. En esta pequeña tienda especializada en rosas frescas ha dado en el clavo con nuestra idea y gustos de cómo decoramos nuestra mesa de Navidad.

Es todo un lujo.

 




No hay comentarios

Añadir más