hotel du palais biarritz

Hotel du Palais, lujo absoluto en Biarritz

Biarritz, una de las ciudades más exclusivas del mundo, donde la primavera luce como nadie los primeros baños en el mar, las flores en su plenitud, los primeros pantalones cortos… acoge un monumento a la historia que es además uno de los hoteles de lujo más impresionantes del mundo, Hotel du Palais.

hotel du palais

Imponente. Tal vez sería la palabra que mejor define este hotel de lujo de la costa francesa. Refugio veraniego de la aristocracia y la realeza, de actores, escritores, diseñadores… la buena vida, se dan cita en esta Villa Eugenia en su origen en el siglo XIX, un regalo de Napoléon a su amada, y que años después se reconstruyó como maravilloso hotel de lujo.

Recorrí cada rincón de este hotel hace unos días para descubrir sus secretos, ver sus suites, apartamentos, la zona que antes era ático y ahora se ha convertido en habitaciones con aire marinero.

Spa y salones de belleza

hotel du palais

Tres mil metros cuadrados de spa. Se dice pronto. Uno podría perderse entre su piscina, terraza exterior, el maravilloso salón de belleza Guerlain, o el salón de belleza de Leonor Greyl. Tres plantas dedicadas al cuidado personal.

hotel du palais

Cabinas de tratamiento, masajes en pareja, cuidados faciales y corporales, tratamiento con la alta cosmética de la firma francesa que rindió tributo a Napoléon y Eugenia de Montijo el día de su boda con la creación del perfume Imperial (aroma que está en cada suite en el tocador).
0410_GuerlainDSC_2050

En el salón de belleza capilar encontramos un espacio masculino también, personalizado. Una firma Leonor Greyl que cuida con productos naturales el cabello y tiene entre sus fieles a gran parte de la sociedad de Biarritz (el acceso a esta zona está abierto bajo petición).

Pero sin duda, una de las joyas del Hotel du Palais es la piscina interior. Luz natural, una arquitectura que habla por sí sola, poder realizar bicicleta en el agua, circuitos a medida, paddle surf… todo en el interior para que cuando salgas al exterior tengas la técnica dominada.

Estos días ya se abre la piscina exterior donde volverán las sesiones de música en directo, el after beach, y la zona de coctelería lista para ver el mejor aterdecer de la costa vasca francesa.

Hotel du Palais

Por cierto, una planta entera está dedicada también para los más deportistas, el gimnasio. Tenéis a vuestra disposición un entrenador personal para realizar vuestras tablas personalizadas. Las máquinas, no podían ser de otra firma, Technogym, las mismas que en la Villa Olímpica. Si eres amante del golf, tienes 11 campos a menos de 30 km de Biarritz, el mejor entrenamiento para ver si tu técnica mejora. En el gimnasio también puedes practicar el swing con tu monitor y las cuerdas específicas de cada deporte.

Esta imagen que veis de terraza exterior fue uno de mis rincones favoritos. Un bar clásico, coctelería, aperitivos, mirando al mar, lejos de miradas, para relajarte nada más salir del spa, de una sesión de gimnasio o justo antes de cenar. Una zona más tranquila que los salones interiores y menos ruidosa que la terraza exterior. Allí encontrarás la firma e imágenes de ilustres invitadas de otras épocas, desde Chanel a Alfonso XIII, actores del Hollywood clásico y princesas, como Grace Kelly.

Las suites

hotel du palais

Soy una enamorada de los hoteles, ya lo sabéis. Y las suites del Hotel du Palais tienen el toque clásico perfecto si es este estilo el que buscas. Detalles en cada rincón, historia en lámparas (las iniciales N y E están en cada detalle, incluso en alfombras). La zona de la antigua Villa tiene una composición mirando al mar maravillosa.

Cuando hay que remodelar las habitaciones, tapiceros, ebanistas, expertos en las diferentes materias, hasta siete, son los encargados de que todo sea perfecto. Un patrimonio que conservar, casi como si de un museo se tratara. Muchos de los muebles son de la época, y otros se realizan en talleres locales siguiendo técnicas de otras décadas.

Para los que viajáis con mucho equipaje, el vestidor no es ningún problema. Estos días tenía uno con dos armarios y un balcón con vistas al mar. Detalles que maravillan al viajero de lujo que necesita espacio.

La historia

hotel du palais

Una breve historia de la ciudad, y del hotel. Porque los ciudadanos de Biarritz consideran el hotel un símbolo, casi un poquito de cada uno, y cuando hay cualquier remodelación, obra, todos opinan y se llegan a crear casi gabinetes de crisis si no se respeta el legado y la historia del Hotel du Palais.

A lo largo de los años, Biarritz, que en el siglo XIX sólo era un pequeño puerto pesquero que contaba con tres mil habitantes, ya había ido conquistando por el encanto de su costa a prestigiosos visitantes como la Reina Hortensia de Holanda o Víctor Hugo. Pero la verdadera revolución de Biarritz se debe a una mujer que pasaba sus vacaciones en este lugar de la costa vasca desde pequeña: Eugenia de Montijo, hija de la Condesa de Montijo, dama de la nobleza española. En 1852, Eugenia conoce al Príncipe-Presidente de Francia, Napoleón III, con quien se casará al año siguiente. Ella le llevará a uno de sus lugares preferidos (la costa de Biarritz), donde Napoleón, conquistado igualmente por el encanto de este paraje, construiría un palacio de verano al que la pareja imperial acudirá cada año, atrayendo al mismo tiempo a personajes como la Reina Isabel II de España, el Rey de Wurtenberg, Leopoldo II de Bélgica, los soberanos de Portugal, el Príncipe Alberto de Baviera, el príncipe Walewski, los escritores Próspero Mérimée y Octavio Feuillet o el ilustre Canciller Bismarck. Todo tipo de fiestas se suceden a partir de entonces en este palacio que, en 1880, será comprado por la Banque Parisienne, transformándolo en Casino y, posteriormente, ya en 1893, en Hotel .

Así, el nacimiento del hotel en plena Belle Epoque continuará con una fastuosidad que nada tenía que envidiar a la de antaño, y un nuevo cortejo de príncipes y nobles tomarán el relevo: la Reina Victoria, Eduardo VII, la Princesa Yourievsky, viuda morganática del Zar Alejandro II, el Rey de Hannover, la Reina Maria-Amalia de Portugal, el Archiduque Victor de Habsburgo, el Rey Oscar II de Suecia, la Emperatriz Elisabeth de Austria (“Sissi”) o el Presidente de la República Francesa, Sadi Carnot. Por entonces, se abre cada octubre la “Temporada Rusa”, a la que no faltará ni un solo Gran Duque: Constantino, Alexis, Wladimir, Boris, Cyrilo, André, Dimitri.

A comienzos de la década de los cincuenta, ya pasado el periodo de las grandes guerras mundiales, vuelve la fiesta, las ganas de vivir y la loca aventura de Biarritz con más fuerza.

Hoy en día es un hotel donde disfrutar del lujo clásico, tranquilo, lleno de detalles, donde practicar el surf es una de las máximas, y donde las opciones de belleza lo han convertido casi en un centro donde empezar la temporada de verano. Y sí, el shoppig de lujo está más que presente. Estos días la boutique Hermès está terminando su renovación, y Goyard ya tiene preparado todo para la temporada que se acerca.  Si vais, disfrutad del lujo tranquilo y de la historia que rodea este lugar de cuento.

Gracias Isabel por un recorrido maravilloso por la historia, por el hotel, por los detalles escondidos.




No hay comentarios

Añadir más