Porcelanosa-suelos-hidraulicos

Decorar con suelos hidraúlicos

Los suelos hidráulicos siempre han tenido la capacidad de trasladarme a otras épocas, de traerme imágenes de las vidas que los pisaron antes que yo… Escenas de los años 20, del eixample de Barcelona o de Andalucía y sus zaguanes enrejados.

Perderse en su ritmo de arabescos, filigranas y formas geométricas es fácil, como si uno se hallase ante una obra de Escher.

Nacieron a mediados del siglo XIX, aunque sería de la mano del modernismo cuando alcanzaron su mayor protagonismo, con el tiempo perdieron adeptos y no ha sido hasta hace unos años cuando la proliferación de restaurantes y locales de moda los han hecho resurgir con fuerza.

Afortunadamente para los que somos fan de estos suelos ya no tenemos que andar a la caza y captura de un piso que guarde escondidas bajo la tarima una espléndidas baldosas hidráulicas. Son muchas las firmas de pavimentos que los tienen en su catálogo, ya sea realizados de forma artesanal, como los originales  (en cemento con la prensa hidráulica que les da nombre) o como imitaciones que mejoran en prestaciones e instalación a los tradicionales.

Los suelos hidráulicos son un gran recurso arquitectónico que puede llevar todo el peso de la decoración de una estancia, son perfectos para combinar tanto con estética vintage como con decoraciones más industriales.

La fuerza visual de estos suelos hace que cualquier otro elemento de decoración que compita con ellos, pierda. Sin embargo son generosos con cualquier pieza que se adapte cromáticamente y formalmente a ellos, realzando la sencillez de muebles y detalles decorativos.

A continuación puedes ver algunos ejemplos de diferentes usos y ambientes tanto en espacios públicos como cocinas, baños o entradas.

 

 

 

 

Porcelanosa-Suelos-Hidraúlicos

Porcelanosa-Suelos-Hidraúlicos




No hay comentarios

Añadir más