San Sebastián

48 horas en San Sebastián, un fin de semana de lujo

La ciudad de San Sebastián vive en verano un resurgir. En el texto de hoy os recomendamos direcciones diferentes para disfrutar de otra ciudad, la menos turística pero con más sabor, con boutiques exclusivas y con paseos que os  enamorarán más aún del norte. Estas 48 horas son para los que ya conocen la ciudad y buscan algo más. Esa parte menos conocida y bon vivant.

El Hotel de Londres y de Inglaterra, sí, es su verdadero nombre, es uno de los más visibles de  la playa de La Concha, imponente, histórico, con habitaciones y suites en constante evolución y con una clientela internacional que viene a disfrutar de la ciudad de manera tranquila. Su cafetería en la Bahía es un imprescindible. La historia de este hotel es maravillosa, y si podéis reservar algunas de sus habitaciones dedicadas a personajes históricos la experiencia será completa.

En la boutique Atlantis encontraréis perfumes nicho increíbles, sombreros, pañuelos, joyería, bolsos… son esas tiendas que enamoran, con un encanto especial, con una presencia histórica que parece casi salida de una película de época. Ahora se entiende por qué en ciudades como Donosti la moda tiene otro aire.

Joyería Munoa. Recorrer los pasillos hacia el taller, ver parte del archivo gráfico se convierte en un repaso a la historia de la joyería española y de la ciudad. Debería ser parada obligada para valorar el trabajo artesanal y cómo el lujo se mantiene de verdad en esta tienda. No sólo el trato, el aura que emana tiene algo especial. Y, por supuesto, podéis llevar un boceto y os harán una joya a medida. Salí fascinada.

La galería de arte VetusArt, donde el arte es un valor al alza. Y descubrir lo que cada ciudad aporta nos muestra qué se está moviendo. Si queremos invertir, es una de las mejores opciones. Mis favoritas son las esculturas de Íñigo Manterola, desde las imponentes que vimos en Villa Soro, a las pequeñas que decoran cualquier rincón de casa. No dudéis en preguntar, os atenderán y explicarán lo que necesitéis. Y si buscáis pintura, las de Joaquín Viña son una sorpresa genial.

Un desayuno que os recomiendo es el que se ve desde Monte Igueldo, su vista panorámica de la ciudad desde el Hotel Mercure es maravillosa. Ver cómo amanece la ciudad es como asistir a una postal en movimiento.

 

Restaurante La Fábrica, porque elegir un buen restaurante y que tengan de verdad el producto que vas buscando en la parte vieja de San Sebastián no siempre es fácil, pero si acudís a este restaurante no os defraudará. Comida de autor pero con el sabor de siempre. Si queréis algo más cool, La Taberna de Blas. Opciones de altísima calidad para disfrutar como se merece la gastronomía local.

GU San Sebastián, os he hablado antes de unas vistas para desayunar, pues para el atardecer os recomiendo unas vistas diferentes, desde el puerto, en el Club Náutico, el maravilloso GU San Sebastián, un bar de copas con vistas a la bahía desde el otro lado. Una terraza siempre en movimiento y con al mar a nuestros pies. El atardecer se convertirá en un momento mágico. Hay un cóctel con wasabi que os encantará si os gusta un poco lo fuerte.

Desde San Sebastián se pueden organizar excursiones a medida, la mejor manera es llevarlo todo organizado con una agencia, uno de los mejores servicios es Garmendia. No dudéis escaparos a San Juan de Luz o Biarritz, lugares que en agosto están llenos de vida, restaurantes, actividades, exposiciones y, por qué no decirlo, podréis tener unas imágenes maravillosas para guardar en el recuerdo del lujo clásico del norte.




Hay 3 comentarios

Añadir más
  1. Javier

    Hola:
    Quisiera saber a qué establecimiento corresponde la primera foto, la primera antes del artículo en sí, de una terraza junto al mar en la que está anocheciendo.
    Gracias!
    Javier


Publicar un nuevo comentario